Tuesday, September 05, 2006

Encuentro de Poetas Narradores y Ensayistas


El joven poeta Artemio Julca, incluido en la muestra mencionada en el post anterior, nos cuenta que para estos días el INC de Junín, la Casa de la Juventud y la Cultura y el Círculo Cultural Eclosión han organizado un encuentro de escritores en Huancayo: Encuentro Regional de Jóvenes Poetas, Narradores y Ensayistas "Nario Ríos Chanca". Evento que cuenta con la coorgaanización de los grupos Movimiento Literario Dosamarus, Círculo Literario Palestra Andina, Círculo 1ro de Mayo, Círculo Amarilis, Círculo Mayucha y el Centro de Estudios de Ciencia e Investigación Icaunaj Allpa.

Dicho encuentro, que es auspiciado por el I.E.P. Ingeniería Medicina, reunirá jóvenes interesados en literatura en torno a los temas:
  • Literatura Joven Actual (Poesía, Narrativa, Ensayo)
  • Los Círculos Literarios y la Sociedad
  • La Crítica Literaria Joven
  • Espacios para la Literatura Joven
  • Otras Formas de Manifastación Literaria
Participan además de Circe Editores, las revistas: Letra Perpetua, Estepario, Avatares, Palabra Activa, La Ramada del Buho, etc.

El evento tendrá lugar en la Ciudad de Huancayo, los días miércoles 6, Jueves 7 y Viernes 8 de Septiembre de este año. Quienes estén interesados, pueden inscribirse en el INC-Junín (Jr. Arequipa 559) invirtiendo 5 soles, si residen en esa ciudad andina; o pueden contactarse al email: letraperpetua@hotmail.com y coordinar cómo hacer para para estar presenttes en el encuentro.

1 Comments:

Blogger Alan Luna said...

El Bello Durmiente, ¿un final exagerado?


Escribe: A. Ybrahim Luna Rodríguez
Fantasmas menos poéticos revelan insospechada versión sobre deceso del escritor norteamericano Edgar Allan Poe (1809- 1849).

La misma voz
Estigmatizado como escritor “maldito“ ante los ojos del mundo, a E.Allan Poe no podía acontecerle un final común, al menos no uno que no coronase una vida llena de excesos, tormentos y desvaríos. Así lo entendieron los pocos interesados y amigos del escritor, quienes aceptaron y difundieron la noticia más clásica sobre sus últimos días:
Extraña y lívida madrugada en Baltimore. Desolada mañana cayendo, octubre de 1849. En un callejón, a pocos metros de una taberna, un hombre solo, ebrio y semiinconsciente, descuidado y sucio de sí mismo, agonizaba en medio del más desgarrador delirium tremens. Ese hombre era Poe, que alcoholizado hasta el desvarío era trasladado a un hospital cercano donde días después moría en el más absoluta olvido.

Otros delirios
Se cerraba así uno de los capítulos más marginales de la literatura. Con un hombre deshecho, presa de sus propios demonios. Tan marginal como su pluma: exquisita mezcla de la soledad en un país industrial y la nostalgia por una Europa romántica y decadente. En suma, un hombre de espectros estéticos tan adicto al alcohol y al opio como a la metafísica; una sombra gris perdida bajo la sonrisa blanca de una nación que se impulsaba en plena revolución industrial.
Pero pocos repararon o resaltaron una de sus cualidades más constantes: su desbordante inteligencia.
El estigma no perdona, mejor es mirar a Poe a través del lente de la degeneración; mirarlo como el maniático al hombre lógico; como el adicto, al lúcido; como el salvaje, al prolífico; como el maldito, al soñador.
Esa virtuosidad dejada de lado, fue probablemente motivo de envidias y rencores personales, tan insalvables como la contraposición de posturas ideológicas o políticas.


Una nueva cara de la moneda
La siguiente, es una versión aparecida en la Primera Edición de la Colección “Grandes Figuras de la Humanidad” – ESCRITORES CÉLEBRES Universales. Central Peruana de Publicaciones S. A. – LIMA, Pág. 200. (Biografía de E. A. Poe)
“... pero al pasar por Baltimore, en viaje a Nueva York, fue hallado sin conocimiento, la madrugada del 3 de octubre, en la calle, en las cercanías de un café transformado en comicio durante una elección municipal. Trasladado al hospital murió cuatro días más tarde, el 7 de octubre por la mañana. Su detractor Rufus Griswold, a quien él, equivocadamente había nombrado albacea literario, hizo circular la maligna leyenda de que el poeta había sucumbido de resultas de un ataque de delirium tremens. Pero el diagnóstico escrito del médico que lo asistió, el doctor Moran, atribuía el deceso a una congestión cerebral causada por el agotamiento y el frío. La verdadera causa de su muerte fue la miseria.”

Los motivos de Rufus G. serán siempre inciertos; pero es posible que nos encontremos ante uno de los precursores del marketing sensacionalista. Sobre Poe diremos, en humilde resumen, que era un hombre brillante con mala suerte en la vida, y con una fama gris, ennegrecida, quizá interesadamente, por pinceles oscuros de manos extrañas.

10:58 AM

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home