Tuesday, January 31, 2006

El Problema con la Poesía


Billy Collins, el popular poeta norteamericano, presentó su nuevo libro The Trouble With Poetry a fines de octubre, el año pasado. Collins, quien fue Poet Laureate de 2001 a 2003, hace algo que muchos escritores quisieran, aunque a muchos de ellos asusta: vender! Al preguntársele en una entrevista:

Your books have broken sales records for poetry and you have wonderful national visibility. In fact, you are probably one of the few poets to have an agent! Some critics (as well as writers) look down upon on commercial success as somehow sullying the name of literature. Where you fall on this spectrum?
(Tus libros han roto records de ventas en poesía y tienes una difusion nacional magnífica. De hecho, eres quizá uno de los pocos poetas que tienen un agente! Algunos críticos (y también escritores) miran mal el éxito comercial como algo que denigra de alguna manera el nombre de la literatura. ¿Dónde encajas tú en este espectro?)

Billy respondió sin hesitación:

I fall in favor of me breaking sales records for poetry.
(Yo encajo a favor de tenerme rompiendo records de ventas.)

Algo más que a Billy no le quita el sueño es proponer algo totalmente nuevo en cada libro; es decir, diferenciarse de sí mismo en cada libro. Quienes leyeron The Art of Drowning o Questions About Angels, encontrarán esencialmente al mismo Billy Collins en este último libro; de modo que aquellos que criticaron a José Watanabe por no cambiar en su último libro, seguramente hallarán soga que jalar por acá también. Entonces qué? ¿No tiene nada nuevo qué ofrecernos este autor? Yo no afirmaría eso; justamente la sensación más inmediata al leer sus poemas (u oírlos) es que algo nuevo se nos está diciendo (lean Introduction to Poetry y lean Flock luego; o Nostalgia y luego The Lanyard). Quizá la variación a encontrar es mayor simplificación: conforme pasan los años parece que Collins tendiera a escribir con mayor simplicidad, con mayor naturalidad e inmediacia al lector. Aunque no debe esto confundirse con la poesía desnuda de Juan Ramón Jiménez.

Él mismo explica esto mejor:

When I was a young poet, like many, I wrote in very complex, attention-getting language. You begin by showing off because part of the reason you are writing is that you are intoxicated with words. Then if you grow up a bit, you simplify.
(Cuando yo era un poeta joven, como muchos, escribía con un lenguaje muy complejo, llamativo. Empiezas luciéndote porque parte de la razón por la que escribes es que estás intoxicado de palabras. Luego, si creces un poco, te simplificas.

En cuanto al problema con la poesía, a propósito del título de su nuevo libro, Billy dice:

One trouble with poetry, ..., is that many poets feel they don’t need to know anything before they begin. They wouldn’t be so foolish as to pick up a bassoon and just start blowing into it, but they think all you need to write a poem is a pencil and a piece of paper, oh, and some emotions, feelings that must be shared with strangers. The fact is you do have to know something. You have to have read thousands and thousands of lines of good poetry.
(Un problema con la poesía, ..., es que muchos poetas sienten que no necesitan conocer nada antes de empezar. Ellos no serían tan tontos como para agarrar un fagote y ponerse a soplarlo, pero creen que todo lo que se necesita para escribir un poema es un lápiz y una hoja de papel, oh, y algo de emoción, sentimientos que se deban compartir con extraños. El hecho es que sí necesitas saber algo. Necesitas haber leído miles y miles de versos de buena poesía.)

Aquí los dejo con un poema de Billy Collins; y si el mundanal ruido lo permite mañana, agregaremos unos cuantos poemas más de él; no pierdan el blog de vista.

Flock
(Billy Collins)

It has been calculated that each copy of the Gutenburg Bible
required the skins of 300 sheep.

I can see them
squeezed into the holding pen
behind the stone building
where the printing press is housed.

All of them squirming around
to find a little room
and looking so much alike
it would be nearly impossible to count them.

And there is no telling which one of them
will carry the news
that the Lord is a Shepherd,
one of the few things
they already know.

Rebaño
(Traducción: Eberth Munárriz)

Se calcula que cada copia de la Biblia de Gutenberg
necesitó las pieles de 300 corderos.

Puedo verlos
apiñados en el corral de contención
detrás del edifico de piedra
donde se ubica la imprenta.

Todos retorciéndose
por un poco de espacio
y viéndose tan semejantes
sería casi imposible contarlos.

Y no se podría decir cuál de ellos
llevará las noticias
que el Señor es un Pastor,
una de las pocas cosas,
que ya saben muy bien.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home