Wednesday, December 27, 2006

"Buenas Intenciones"


Cuando era chica, otro libro que me impresionó y dejó muchas huellas en mí fue “Corazón” de Edmundo de Amicis. No sé cuántos adolescentes lo conocen ahora o lo han leído, pero para mí fue una obra fundamental que cimentó en mí la bondad, la honradez, la compasión y sobre todo la empatía.


Muchos padres y adultos se quejan ahora de la actual juventud y muchos dicen que esta adolescencia carece de todas o casi todas esas virtudes.


Pero mi pregunta es ¿nos hemos preocupado los padres o nos estamos preocupando por darles a nuestros hijos lecturas que los ayuden a ser mejores personitas? o es que creemos que en el colegio le van a dar lo suficiente para formarse.


Muchos colegios rezan esta frase “Formamos a sus hijos Académicamente y en Valores”, frase que muchas, sino todas las veces, resulta bastante irónica, porque cuando uno entra a esos colegios, ningún alumno nos saluda, ni siquiera los amigos de nuestros hijos y está demás decir que el himno nacional ni siquiera es cantado.


Regresando a “Corazón”, esta obra está construida para provocar la emoción y las lágrimas del joven lector, sus relatos son patéticos y conmovedores. De este modo, De Amicis intentaba que su público participase de los valores morales y sociales (sentido del deber, del honor, del patriotismo, del trabajo, de la honradez) indispensables para convertir definitivamente a Italia en un país moderno.


El libro aparece en 1886 y su éxito fue contundente, en sólo dos meses y medio alcanzó 41 ediciones. En 1896 el número de ediciones llegaba ya a 197, y en el siglo XX se tradujo a cuarenta lenguas.


El libro fue distribuido por la editorial milanesa Treves al inicio del año escolar. La obra está construida como un diario escolar, en el cual Enrique, muchacho turinés de tercer curso, anota los acontecimientos principales del año, entremezclados con las cartas de sus padres y con cuentos mensuales, algunos de los cuales se han hecho famosísimos (El pequeño vigía lombardo, De los Apeninos a los Andes -la célebre serie de dibujos animados que acá en Perú la conocemos como “Marco”, el niño italiano que cruza los mares para encontrar a su mamá-, El pequeño escribiente florentino, etc.).


La propuesta del autor es una nueva formación espiritual y moral para los jóvenes que habían nacido de la violencia y de la guerra que había asolado este país durante siglos, con las constantes invasiones y colonizaciones y que acabó hace relativamente pocos años. Italia recién se constituyó en entidad política unificada en 1861. Su emplazamiento estratégico en el Mediterráneo la convirtió en objetivo de colonizadores y ambiciosos conquistadores desde los orígenes de la historia de la humanidad.


Acá les dejo un extracto de uno de los capítulos, que sé los va a conmover. Y no dejen de recomendar un libro tan valioso para nuestros adolescentes.


Tenía doce años y cursaba la cuarta elemental. Era un simpático niño florentino de cabellos rubios y tez blanca, hijo mayor de cierto empleado de ferrocarriles quien, teniendo una familia numerosa y un escaso sueldo, vivía con suma estrechez. Su padre lo quería mucho, y era bueno e indulgente con él; indulgente en todo menos en lo que se refería a la escuela: en esto era muy exigente y se revestía de bastante severidad, porque el hijo debía estar pronto dispuesto a obtener otro empleo para ayudar a sostener a la familia; y para ello necesitaba trabajar mucho en poco tiempo.
MaryCarmen Ponce

2 Comments:

Anonymous Carlos el baterillero said...

Buen día

Cuando cursaba cuarto de primaria, el profesor nos leyó un capítulo de Corazón y como Usted dice, el libro es conmovedor...Recuerdo a los personajes: Garrón, Estardo, Derosso, el albañilito etc...esto ocurrió cuando yo tenía 10 años, hoy tengo 50.

Estamos en tiempos de cuando mas se habla de valores y creo son los mas ausentes. Un canal de TV, lleva mas de 5 años con ese estribillo y hasta ahora no se ve a que arribará...se hablaba de invitar a estudiantes, no ocurrió y tal parece no ocurrirá.

Un chofer de combi, lleva una bandera peruana junto a el, es su amor a la patria, sin embargo con total "donayre", arroja la cascara de plátano a la vía.

Un conductor de auto, lleva sobre el parabrisas una imagen de su devoción, sin embargo "empuja" el carro contra el cristiano que pretende cruzar la pista, aun así el cristiano tenga la luz verde a su favor...la devoción del chofer, no alcanza a ver que Cristo es quien cruza a pie la vía.

Perdón por lo largo del mail...paro allí

11:39 PM

 
Blogger Claroscuro said...

Hola Carlos,
La verdad me gustó tu comentario y el tema da para hablar extensamente, yo también tuve que cortarla en mi post para no volverlo un sermón.
Y es cierto que todos hablan de valores, pero mi pregunta sigue siendo ¿hacemos algo para que nuestros adolescentes consuman libros que tengas esos valores? O ya nos hemos vuelto perezosos y dejado al abandono por tanto bombardeo de antivalores que tenemos de los medios de comunicación (cuyo fin creo yo es educar y no lo contrario).
Niños de dos y tres años cantando "mami, mami, dame tu cosita" o "dame más gasolina".
Pero culpa de eso no lo tienen sólo los medios, porque para eso estamos los padres para controlar lo que consumen nuestros niños, así como estamos en el deber de controlar lo que consumen para su bienestar físico (como comida sana y en buen estado), así también estamos en la obligación de controlar lo que consumen para su bienestar y enriquecimiento mental, moral y espiritual.
Bueno yo también me extendí...
MaryCarmen Ponce

12:35 PM

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home